8 ene. 2011


Nos pasamos la mitad de la vida pensando en el pasado, y la otra mitad pensando en el futuro, y nadie se para pensar en el presente. En lo que quieres hacer ahora, en este mismo momento. Normalmente, vivimos metidos en una rutina asquerosa, Lunes odioso, Martes asqueroso, Miércoles cansado porque hay educación física, Jueves contentos porque queda un día para el viernes, y llega el Viernes, el día más agotador de todos, pero no hay nada mejor como llegar a casa, encender tu ordenador, y saber que no tienes una hora para irte, porque no tienes que madrugar, por lo que sales, vas a buscar a tus amigas, y no piensas en nada ni nadie, tan sólo pretendes disfrutar, y pasar un rato agradable. Luego llega el sábado, pero te vuelves a deprimir, porque al día siguiente es domingo y vuelves a tener que acostarte pronto. Y así es, pasa el sábado, y llega el domingo.. Esos domingos taan aburridos, pero por lo menos te consuelas porque estas con las personas que te sacan una sonrisa, ya sea estando en el puto centro de mieres, o metidas en el MSN todo el santo día, pero lo importante es que son ellas, y nadie me puede discutir, que son las mejores.